domingo, 29 de julio de 2007

TRES HISTORIAS POR UN SOL

2- segunda historia vuelve mañana, de seguro crearemos una historia por un sol

Para decirle adiós a una persona primero debes estar completamente seguro de que quieres que salga de tu vida, de que tú te diriges hacia un camino donde no hay cabida para los dos; pero sobre todo debes asegurarte de que esa despedida es para los dos el capitulo final de un libro lleno de recuerdos felices que llevarán toda su vida.

El viernes la muerte sembró trampas por todo tu cuarto y el miércoles fue tu funeral.
yo te prometí que no iría a ese conciliábulo celestial alrededor tuyo y no fui.
Hoy a pasado una semana desde aquel infausto día, durante los cuales e luchado solo contra esa ausencia, tratando de hablar con alguien sobre lo que tu ausencia me hace sentir, pero no e encontrado a nadie, incluso ella no me quiere contestar el celular.

E llegado ala conclusión que las personas que me rodean solo piensan en ellos(ególatras) y si poco les importo yo, imagínate lo que pensaran de tu persona que ni conocen.
Decía que ya es domingo, domingo 29 de julio del 2007 y la patria celebra el día rojo y blanco y muy dentro mío el rojo y el negro inunda mi alma.

Sabes; me tomo una semana comprender que tu ya no estarás, y que ahora me esperas sentada en otro lugar, ya no estarás nunca mas en esa clínica de mierda en la que nos conocimos.
Ahora estas en otro lugar al cual yo se como llegar y se que algún día te encontrare como siempre; reclinada en tu cama, igual a los últimos días en que iba a visitarte en esa cárcel con las puertas cerradas y cuando te encuentre nuevamente ya no estaremos solos nunca mas.

Tu sabes que ambos compartimos las mismas celdas y soledad, los mismos sentimientos y barrotes en esta cárcel llamada vida, pero te prometí que si algún día te marchabas , yo te buscaría hasta el final, perdóname, tu sabes que soy un cobarde esperando lo que no se le debe.
Dicen que el dolor es una maravillosa cerradura, en el rincón de una tristeza, en esa línea que no tiene retorno, en ese camino sin final.
Felizmente tu sabias escoger tus amistades y sabes quien te quiere y te quiso para siempre.
El día miércoles y también ahora merodean tus recuerdos aquellos que tu odiaste, como carroñeros de un banquete al cual no los invitaste.

En este mercado del olvido, ellos creen ponerte un precio y se olvidan que yo guarde tus recuerdos en una caja de cartón, ahí esta tu sonrisa, tu pocas ganas de reír, de sentir, de existir, de sentirte triste, de soñar junto a mi.
Pequeña Marian , nosotros creamos un retaso de sueño en este mundo egoísta, en nuestro pequeño rincón donde la tristeza descansaba y podíamos ser felices.
-Recuérdalo siempre..
10:30am de hoy domingo y el mundo sigue siendo la misma porquería que siempre fue y será, lleno de gente egoísta, hipócrita y falsa.
Gente que solo busca sus intereses sin importarles pasar por alto al resto, gente que se queja del abuso del medio ambiente y siempre termina abusando de otros, que llora porque se acabara el agua pero no hacen nada por revertirlo, gente que se pone una careta emotiva de tristeza y soledad para dar lastima, como el camaleón cambiando de color.
A fuera están los sueños rotos: niños lleno de hambre caminando por al senda de la traición, y el llanto es amago. Y el hambre es tirana. Y la soledad es helada (lo pude comprender el martes por la noche).


Y el sueño que no puede volver a nacer. Y todos se creen salvadores y no saben nada. Y todos quieren gobernar, solo para tener el poder. Y todos patean el tablero de ajedrez y todos dicen saber que hacer y todos están llenos de envidia y orgullo. Y todo es tan injusto.
Pero ¿quién dijo que al vida debe ser justa?.
Felizmente nosotros nunca fuimos parte de ese mundo. Pero en el fondo hemos realizado demasiadas y enormes formas de cambiar al mundo.
Nosotros siempre consecuentes con nuestros actos, con nuestros sueños cursis de cambiar el mundo, de ser parte de nuestra especie en extinción.

Recuerdo que siempre cuando iba a visitarte a esa clínica, hablábamos de cosas extrañas. De música, de fantasmas de duendes, de extraterrestres, de mitología griega, de política internacional, de poesía y de la vida misma. Teníamos tanto que decir que nunca mencionábamos a otra personas que no fuéramos nosotros, teníamos tanto que decir y que hablar que era difícil callar, teníamos tanto que decir y que hablar que hoy solo me queda conversar con el mar, hasta que las ganas se me vayan y decida ir a buscarte y entonces volver conversar.
Es curioso pero te escribo como si estuvieras presente, como si mañana te fuera a entregar estas cursis líneas mal hechas y maltrechas...
Te acuerdas los primeros días que empezábamos a conocernos en ese departamento de sicología a donde yo también siempre llegaba tarde hasta que un día me pediste lo siguiente..


-“escríbeme una historia de un tonto que vive en una cárcel con las puertas abiertas y que no quiere escapar porque su princesa vive en cárcel contigua cerca de el”
lo ¿recuerdas? Yo lo tengo en mi mente con tu gesto, tu voz, tus ojos mirando a los míos, como una fotografía que vuelvo a ver de nuevo. pero e dejado pendiente esa historia, porque te quiero tener presente siempre que la soledad me envuelva y empiece a escribir sin prisa sin pausa como hago siempre.
Te prometí y así sucederá. También te prometí que tu funeral no contaría con mi presencia.
Y así fue(que piensen lo que quieran los que nos conocieron, total nunca nadie nos entendió y tampoco vivíamos para que nos entendieran).
No fui a tu funeral porque no quiero tener ese recuerdo de verte muerta, inerte y lejana. De tu rostro sin vida y con una mirada vacía. Prefiero pensar que estas en algún lugar de aquí y un día me llenare de valor y te iré a visitar como lo hacia siempre y entonces continuar nuestra amistad... aunque en este momento las lagrimas llenan mis ojos y te extraño..
¿Por qué la vida tiene que ser así?



Siempre te quedabas en esa clínica sin ganas de quedarte. Siempre sucedía eso. Hasta que una tarde me hablaste al oído(fue la ultima palabra que oiría de tus labios), “vuelve mañana, de seguro crearemos una historia por un sol”. Y entonces abrí la puerta en silencio, mire tus ojos tristes y tu piel rosada, contemplando esa sonrisa que nos hizo cómplices por toda la eternidad.( así te recordare siempre) ese pacto entre dos seres que se conocen desde antes de nacer y cerré la puerta sabiendo que te volveré a ver y una vez afuera en la calle me quede nuevamente solo.