martes, 7 de agosto de 2007

TRES HISTORIAS POR UN SOL



PEQUEÑA MARIAN










“Cuando yo me vaya no quiero que estés triste Herbert.. tan solo quédate en silencio sin decir palabras y vive de estos pequeños recuerdos...
por las noches conversa conmigo en la oscuridad,busca tu historia, busca el sol”.
-pequeña Marian.
te prometí que nunca pronunciaría la palabra muerte porque a veces es mas triste vivir olvidado
que, oírla mil veces y ser recordado..

cuando te conocí tenias 11 años y soñabas ser una cantante famosa... yo solos soñaba escribir tus canciones.
cuando te enteraste de tu enfermedad, ya estabas preparada para ser un ángel... cuando me entere tu enfermedad hubiera dado mi vida tan solo por no verte partir y romper ese maldito destino que principiaba a salir.

lamento haber estado tan solamente 2 años contigo.
Maldigo el tiempo el no haberte conocido unos segundos, minutos, horas, días, meses y años antes.
Agradezco haberte dejado que te acompañe en el final de tu vida.
Lamento no haberte cumplido todas las promesas que me pediste,
Agradezco los momentos, sonrisas, alegrías, junto a ti.

lamento haber sido solo un desequilibrado mas!!. Un tonto con estúpidos relatos y sueños tontos.

Pequeña Marian-
Tu recuerdo se precipita en los abismos de mi mente
Siempre juntos, siempre cómplices, siempre llenos de soledad.
Siempre con la mirada vaga y sin sentido que refleja mi espejo.
Esperando lo que nadie nos debe, esperando salir de este lugar.
esperando nuestro turno, esperando entrar a aquel lugar..

Recuerdo que un día me afirmaste;
"El amor no existe Herbert... ¿A poco tus padres todavía se siguen amando?".
-tenias razón pequeña, ese dia no podía desmentirte y nunca te respondí.
Sabes, mi cuarto esta lleno de tus recuerdos, un peluche sin ojos que me regalaste
Un CD de Fonseca que te regaley el recuerdo de cuanto te gustaba que te cante al
oído “te mando flores” y el doctor enfadado me hacia callar.

Pequeña Marian; tu tienes todo de mi.. yo no tengo nada de ti.
y ahora estas tan lejos de aquí y mas cerca de mi.
Sentado en este infierno, esperando mi turno como un alma perdida
Que no saber a donde ir y a quien buscar.
Mis manos están frías, mi corazón comienza a oscurecerse y mis dedos
apresan tulipanes negros que guardan para ti.
También esta la rosa roja sangre; sus espinas están dentro de mi corazón.
Dejaste tristeza, dejaste dolor, te llevaste mi corazón y su tonta forma de ver el mundo.
¿Quieres que cruce la puerta?
¿quieres que me acerque a ti?.
¿quieres que vaya a buscarte y esperar esa casualidad como cuando nos conocimos?

Dame tiempo, deja que el mundo me de un aliciente para seguir.
Miro a todos lados y solo veo el recodo de sangre que dejo la muerte para seguirte.
Al verla me invade esa sensación de querer estar junto a ti.
Dame tiempo, deja que el mundo me de un aliciente para seguir.
El propósito de la vida es morir, la razón es seguir.
y tras esa puerta esta aquel lugar.
El lugar esta solitario, oscuro y triste, como esta perra vida que
devoro sin contemplaciones nuestras sonrisas y nos condujo mas allá de las lagrimas,mas allá del dolor.

Y la vida no cambia, tampoco la cambiaremos.
Primero tendremos que cambiar nosotros, luego cambiar a los demás.

Estoy perdido, y los días son aburridos sin ti.
Hoy estoy echado en medio de este cenotafio, en medio
de cadáveres infaustos y condenados de amigos que un día estuvieron aquí a mi lado y hoy no están.
y en un rincon de mi mundo se pudren amores perdidos y Ángeles caídos.
Y yo sigo sin saber si estoy vivo o e muerto junto a ti.

El cielo esta vestido de sangre, mis ojos también
Pocas escenas tienen sentido; la vida misma parece hoy morir.

Los sueños son frases que de niño guardamos
Para de grandes verlas morir.

No me quites el sueño, deja que tiempo me de un aliciente para seguir.
Cuantas veces escuchamos esa frase “Tus sueño mueren solo cuando dejas de soñar”,
Condicionan los sueños, creen soñar.
Pero ellos no sueñan, solo ven el final.

El amor no existe, tu lo mencionaste, yo lo aprendí.
Tiempo despues te escribí que el amor es negro y pinta de oscuridad todo a nuestro alrededor,
Tu me respondiste que el amor es como chupar un limón
porque quieras o no quieras terminara cambiándote el rostro.

pequeña Marian,

te extraño..

hoy que una lagrima del infierno perfora mi corazón
mientras una lagrima negra se une a esta sonrisa vacía de melancólica.
fúnebrese recuerdos se apodera de mi y se va hundiendo lentamente al fondo de mi corazón
y no obstante esa frase queda extremadamente corta.

Y sigo mirando al cielo, las nubes no parecen morir
El viento camina conmigo, la soledad me empieza asediar,
Estoy en este césped que vio a todos mis amigos morir.
Nadie se queda a mi lado; es mi destino ya lo aprendí.

Deja que la muerte se acerque a mi.
permiteme acabar de uan vez.
que no quede absolutamente nada de mi.
que nadie recuerde el tonto que no fui.

Déjame tomar tu mano y recorrer ese lugar pernoctado de gatos sin nombre
De soledades sin camino, caminos destinados a no tener sentidos.
Oscuros corazones como la otra cara de la luna,
pequeña marian es mi destino o el destino de otro ¿que no soy yo?

Pero despierto en esta realidad, y sigo vivo
me miro al espejo, mi cuerpo aun esta vivo pero esta mi alma muerta.
Luz!! ilumina al mundo para otros! A mi déjame aquí! no me toques, no te quiero sentir
Ya conozco el sendero, solo espérame ahí.
Mi sangre es roja como la tuya, me hace sentir tan vivo
Y tan muerto como tu.
Consume mis penas, alimenta mi dolor, sáname las heridas, dame valor.
Solo quiero dormir.

Acaso ¿existe una razón para seguir?
Puedo ver el triste final en el horizonte
Los senderos negros de ángeles muertos
Las estrellas que caen sobre esta locura
Flores rojas, cielo negro, corazón despedazado en el suelo.
Mi sombra me espera. Solo debo seguir.
Pero la promesa se abre y debo vivir.

HERBERT