Entradas populares

domingo, 2 de agosto de 2009

DILES QUE NUNCA ME AMASTE, PARTEME EL CORAZON Y TOMA UN LUGAR EN SU MUNDO.

Cruzando el bosque de duendes te observe
Princesa que siempre anhele.
Sobre tu unicornio blanco.
Perdida en tu cuento de hadas te encontré.
Dejaste atrás tu castillo, huiste de el.
Perdida entre el bosque y la aurora boreal te halle.
Solo un eco de tragedia es mi destino.
No tengo destino ni lugar, solo se soñar.
Busco la constelación de orión, no debo dudar.
Actuar sabiamente es escapar.

Cierra lo ojos sin saber, condéname.
Moldearemos juntos el horizonte, llévame.
Entre la oscuridad, nuestras luces danzar esta noche,
Mira dentro de tu corazón algo que no puedes negar.
Envuélveme en el viento, abrígame.
De la sangre que verteremos en estas tierras
Flores de esperanza nacerán mañana.

Es mi unicornio veloz por aquellos castillos.
La eternidad agrietará sus alas en tu soledad.
A la luz de esa estrella fugaz, no me renuncies, abrázame.
Sigamos el recodo donde morir es parte de vivir.
Condéname en estas colinas a arder por la eternidad.
Bésame en tu soledad, ámame en tu compañía.

Mágica es tu fuerza encantada
Susúrrame otra vez, bésame hasta el amanecer.
Júrame tu amor, ámame dentro de tus ser.
Embrújame sin querer, nunca dejare de amarte.
En la cima del bosque encantado, somos ley.
Mirando a lo lejos el mar.
Observando las estrella.
Besando tus labios te condene.
Me condene.

Guardianes del bosque sin conocer el amor
El destino se muestra ante mí.
Hordas del infierno al amanecer nos esperan
Soy un mortal que no puede habitar en tu hogar.
Rabiosas flamas de venganza examinan el término.
Llenas de envidia, odio oculto y decepción.
Bésame, nómbrame otra vez, no te dejare.
Mírame por última vez, en tus pupilas seguiré.
Princesa que siempre ame.

Oigo al viento susurrar:
“Dejad de crear vuestros destinos
Mirad vuestro rostro de pecado
Arrepentid y sangre santa dejad correr”
-Negar tu amor es vivir.

Guardianes del bosque encendieron la hoguera.
Bufones danzaran de alegría con nuestro partir.
Para mi todo termina aquí.
Nuestro corazón se envolvió en fuego profano.
Sus llamas no podrán borrar la memoria
Borrar el recuerdo de nuestro amor.
¿Cuál amor?
Nunca existió.
“Diles que nunca me amaste
párteme el corazón
y toma un lugar en su mundo
nunca dejaré de amarte.”