lunes, 15 de marzo de 2010

El poeta y la estrella frente al lago de los cisnes (historia de Juan y vale)

Era un extraño cantando canciones de amor
Un joven poeta cobijando en sus bolsillos los rayos del sol.
Mito sin destino
maldito sentido
Rostro infausto mirando su porvenir.
Ojos profundos de calavera.
Cáliz de oro al hablar de la belleza.
Certero al enamorar, preciso al encantar.

Mirando en las nubes su gran amor
Una estrella lejana, hija de la luna.
Subir al cielo fue su meta.
Nunca mojos su pies sobre nubes, pero pudo llegar.

II
Cuando era pequeño.
Un juglar le entrego la llave que abre los cielos.
Le enseño el valor de ser el mejor.
Agua bendita que cae del cielo
Espero sus lágrimas como señal.
Subió al cielo sin saber volar.
Reto con su espada los rayos del sol.
Como Ícaro sin alas de cera
Se pedio entre planetas, la conquisto.

Ella era muy bella.
Princesa inculpable de una condena
Vestida del cristal de la noche anhelando rescate.
Soñaba romper sus cadenas del mundo
Bajo la sombra del arbol conocer el amor.

Hermosa doncella sin principes.
Prisionera de la soledad taciturna.
Concebiste tu hermosura en el silencio de las olas.
Del mar tempestuoso... leyenda fue tu nombre.
Siempre esperas del viento los aromas
pequeña artista pincelando la tarde anaranjada.
Pretendiendo aquella salvación extraña.

III

El reloj marca la casualidad...
La leyenda cuenta segundos al destino…
Cuando el joven poeta respira frente al mar.
Ella lavaba sus cabellos sobre las olas.
Mientras el buscaba su insipiracion,
ella lo observa.
Miradas furtivas antes de desaparecer.


Como carta de amor esperando ser recibida
Labio con labio buscando una península.
Frente a una isla donde duermen los barcos
Entregan como ofrenda su amor a la poesía.

El...
presiona sus manos con fuerza.
La invita a caminar sobre el mar
"Doncella no tengo poemas
Pero si lees mis ojos, entenderás mi corazón."
Si aprisionamos nuestras
podras concebir la fuente de mí existir.


IV

Ella deja su templo por una promesa.
Envolvio al poeta en las brasas de su fuego.
Como la luz rompiendo la oscuridad.
Abandona su vida por un sorbo de ese amor.
Si la vida es un juego…
Entonces no quiero morirme sin antes jugar.
Lanzar los dados sin esperar ganar.

Desde ese día dos almas caminaban unidas
La mirada atónita de los otros no es poder.
Acordes de guitarra que nunca terminan.
Pasos apresurados hacia la cuna del amor.
Senda fugaz sobre el cielo eterno.
El sello de los tiempos en un simple adherir.


V


Pero el tiempo cobra las horas al destino.
Los años vividos de subito tienen un invitado.

84 años después de dejar el vientre materno.
La infausta muerte pregunta por ella
Entre la luz apagada su sombra acecha
Lentamente llama a la puerta.
Ella...
Como flor regresando a su polen
Sube a su pecho sin decir un adiós.


VI
Amanece...
despierta buscando la mano de su amada
Su cabello de hada tocar.
Pero lima esta triste
lima, se inclina para dejar sus lágrimas caer.
Pequeña luz que muere abandonando su noche.
pequeña alma refugiada tras la sombra de su cama.

Quiero sentirte…
Tan solo despedirme de ti….
pidele al tiempo que regrese por mi.

Efimera vida del ser humano
poesia sin profundidad.
Derrama lagrimas culpando al cielo.

Jura...
Desde este día a donde vayas te buscare
Conseguiré alas y subiré al cielo por ti.
Me perder en el infierno si fue pecado nuestro amor.
Pero estoy viejo, me siento cansado
y no tengo lugar para soñar.

VII

Un día mientras el duerme.
Ella se recuesta sobre su espalda.
Le habla al odio, lo besa tiernamente
Juega con sus cabellos, duerme con el.
Le dice...
ya no llores…
Mañana, todas las noches volveré.
No desesperes… siempre estoy junto a ti.
Escondida tras la luna te observare.

85 años después de respirar el aire de la vida.
El viejo poeta escribe una rima muy triste
Pero el mundo no tiene viejos poetas.
solo espinas quedan de las rosas.
solo quedamos tu y yo.

VIII

Nadie cree su curis historia,
Resignado sabe, que todo morirá junto a el.
Los sueños son tontos y torpes
recordar es empezar a morir.
nunca existe un lugar para colecionar tu risa
Donde guardarlo mi soledad.
Más que en mi tonto, torpe corazón.
-Llora poeta de la dulce pena, no hay balsa ni destino
Unicornio sin camino


IX

85 años después de nacer.
El viejo poeta espera la noche con ansias.
Busca en el recuerdo el lago donde se amaron.
esta viejo...
Camina encorvado y triste hacia el.
Sube a una balsa sin barquero.
Ella lo espera y el puede sonreír.
Juntos los dos
la balsa camina hacia donde nacerá el sol
mañana sera otro dia mas lejos.
El mundo se hace pequeño y ¿que?
Siempre es así
En el lago de los cisnes



X

Pd- habré vivido muy poco tiempo con mis abuelos, papa dice que nunca sentimientos hacia alguno de ellos. Pero el nunca sabrá que en el fondo de mi corazón siempre hubo una sensación única hacia ellos y es así como quiero recordarlos siempre. Paz en sus tumbas.