Entradas populares

domingo, 30 de mayo de 2010

Aquel presente donde te vi en mi futuro recordando mi pasado (capitulo 2

Es el momento que sonríes lo que hará inmortal este recuerdo, es tu mirada confundiéndose con tus pecas lo que hace eterna esta tarde de duendes que aparecen y desaparecen. Pero ahora la tarde pasa de oscuro a naranja y tienes que liberar de sus cadenas esas lágrimas que ahora recorren tu mejillas buscando un porque.
Don't Cry baby,
Don't Cry , no dejes que las hojas tristes de otoño busquen lugar en tus pupilas haciéndolas su hogar, no exprimas la belleza de tu interior antes de oír mis latidos, mi corazón.
Sabes, todos alguna hemos sentido el llamado del amor a luchar por una causa, lidiar, enfrentar una causa para ganarla o como sucede muchas veces perderla.
En sus filas la incertidumbre siempre se nos apodera porque desde niños nos departieron: relataron historias de amor con finales felices, pero ahora somos protagonistas de nuestra propia historia llegando el momento de demostrar que podremos dominarlo.
Pero al final somos victimas de nuestra inexperiencia e inocencia y aquella victoria temprana que creíamos ganada solo fue un incentivo para delatar nuestros puntos débiles. Al final hemos perdido y terminamos agonizando en esa oscuridad, al final la pregunta cae por si sola ¿Por qué nos dejan vivir en esa guerra?
Entonces regresamos a donde empezamos… En el momento que procedía a continuar con su breve explicación ella que había estado callada, corto sus palabras para proseguir fugazmente a decirle “hace dos semanas lo amaba, hace una lo extrañaba y hoy quiero que se vaya a la mierda”
El silencio hizo pausa mientras buscaba palabras exactas que decir. Mientras ella miraba hacia el vacio esperando acariciar el viento que se lleva los recuerdos

Don't Cry baby
Don't Cry baby

El la abrazo esperando que sus brazos lograran llenar de calor su alma abandona y fría.
Ella miro hacia la profunidad de los ojos de el - ¿aun me quieres?
El respondió- siempre, pero nunca me vuelvas a dejar solo en calpurnia.
Ella lo abrazo como aun hermano que había perdido durante años y hoy se volvían a encontrar.

El quería decirle que la amaba sin dañar su amistad.

Había esperado demasiado y era el momento para recitar su declaración de amor que había cavilado todas las noches desde que la vio.
Siempre, había esperado que el destino al azar le de la mano y entonces cuando eso pasara el aparecería como un príncipe azul rescatando a su amada.

Quisiera saber ¿podrás sentir lo mismo otra vez? susurro una interrogación mientras la abrazaba.
Ella se soltó lentamente y tomándolo de los hombros lo miro fijamente para responder; creo que nunca más amare a nadie.
Entonces todo se volvió vacio mientras el evitaba llenarse de tristeza y sonaba los punteos de Ne pleure pas – kamelot.




(dedicado a agus)