domingo, 29 de agosto de 2010

Nunca te dije lo importante que eres para mí. (Carmen y Minerva)

Soy de aquel lugar, del tiempo oscuridad.
Que infames llaman soledad.
Tras mi cristal, sueño, eternidad, libertad.
El arcoíris del rincón, la agonía donde no sale sol.
Soy de un extraño lugar...
Donde la efímera lágrima busca su hogar.
La voz del viento musita poemas de despedida.
Mientras se precipitan las estrellas al mar.
El mar cabe en un vaso y tu amor ya se fue.

Corres esquivando guardianes del bosque
El valle de dragones donde naci, crecí, moriré
Carmen es su nombre, viaja hacia la luz
Su corazón un secreto de fuego.
Su viejo reloj no tiene minutos ni a donde llegar.
-Mi rostro se escapo de mi reflejo, murmuro
Las voces son miles, me persiguen ¿Dónde estoy?
Me susurro.
Soy la princesa del verano con un sol negro.
Hasta mi sobra se aburrió.
Si mi espejo pudiera hablar, bailar, cantar.
Si mi reflejo prometiera fidelidad.
Si pudiera un unicornio encontrar.
Insipiente destino mientras duermo a esperar.
Herbert, mi sol fastuoso se fue a otro lugar
Radiante, resplandeciente se posa sobre otra.
Ahora otorgara lo mismo que a mí ofreció.
¿Cómo pedirle que vuelva sin que escuche mi corazón?
Necesito creer, necesito fe para proseguir
¡Que mi sol vuelva antes de verme partir¡
Oh mi pequeño sol no asistiré a tu muerte
Oh mi inmenso sol no debemos morir.
Algo me dicen tus ojos… los míos también.
Más lo que dicen, imploran mi ser.

Cuando la noche fallece, minerva vuelve a existir.
Cuando se parte en dos el océano.
Minerva transformada en isla logra amparar.
Cuando el viento divide la lejanía.
Minerva ata los corazones despacito.
Cuando me siento solo.
Ella me dice que escribo bonito.
Minerva…
El clamor de tus gritos es similar a mi voz.

Vamos juntos a construir recuerdos
Que nuestra aventura funcione jamás.
Que la vida nos otorgue alas para persistir.
Convivir atados a nuestros sueños.
Nadie mas se merece que nosotros.
Veamos la otra cara de la luna dormida.
la sonrisa de un castor.
Implorar ala noche, rogar al sol
Que los errores son pasados
Que el futuro será mañana.
Pero este presente somos tú y yo.
Nunca les dije lo importante que ustedes son para mí.
Que no se expire nuestra fe.
Antes de decirle gracias por existir.



pd- CARMEN y MINERVA - gracias por darme animos para escribir.