Entradas populares

viernes, 14 de enero de 2011

LA CHICA DE LA VENTADA

Este post del año pasado lo escribí de corrido sin releer ni modificar ni revisar lo escrito. Cualquier error ruego disculpas.




Hace unos años cuando tenia 14 de edad, diariamente solía pasar por un lugar solitario llamado valle del dragón de fuego, un lugar hermoso, extraño, alrededor de mi hogar.
Siempre había extrañas luces al recorrer el camino, hermoso parajes donde una vez el hombre busco gloria y poder.
También estaba mi gran amigo: el mago de plata, mi gran compañero, sabio hechicero de matemáticas y razonamientos de nuestra corta edad.
El tenia una cabaña al final del arcoíris, cueva de grandiosa belleza, lugar a donde siempre le acompañaba a descifrar paradigmas y juntos leer las estrellas.
Yo era un hombre libre, sinfonía triste de un amor en despèdida.

Fue una tarde de abril al caer el sol mientras paseaba por los bosques de Merlín cuando la conocí.
Fue sobre las piedras gigantes del camino donde alcance a ver su rostro que observaba mis pasos tontos, mi mirar sosegado.
Tras una ventana oscura asomaba el rostro de una princesa esperando mis ojos, una constelación esperando su estrella fugaz.
En su castillo enorme no intenta salir, espera ser libre, espera su príncipe azul.
Era la princesa que no sueña ser libre, solo espera soñar, me hace señas en mí caminar, se mira al espejo, cuestiona por mí.
Pero solo soy un guerrero de acero, gloria y poder están en mí ser, yo asesine al amor por una promesa que existe Dios.
Mi espada no es de príncipes, mi corazón noble sincero ya tiene a quien conquistar.
Mi corazón no tiene espacios para princesas, solo vivo por una precaria promesa de amor.

Fue esa tarde que no comprendí al amor (aun no lo comprendo)
Si Cupido es el dios, creo que habita desnudo ebrio en el trono de demonios.
Cupido sigue ebrio bebiendo vodka lanzado dardos sin saber comprender.

Desde aquel día por una extraña razón mis ojos la buscaban furtivamente, la llamaban al pasar por su ventana.

Ella siempre estaba ahí, observándome, esperando una repuesta a sus señales de auxilio, mientras yo esquivaba al dragón pensando en sus pasiones y el porque de su amor.
Al caer la noche antes de dormir mis ojos, solo había lamentos de no hablarle, de no poder cambiar la historia o ponerle un final.
Yo era un hombre libre.
¿El amor no muere con la espada o nace al morir?
Tengo mi espada en la mano, con mi santa armadura espero el choque de acero de los dioses.
Morir sin amor no es morir.
Por mi Reyna, por mi amada no espera mi destino, me largo de aquí.
Huir del amor no es vivir.

Yo siempre fui libre, en un portal gótico deje mi amor.
El trueno, el mar, la tempestad, las montañas traen el nombre de mi amada.
Mi corazón canta con el viento
Poemas de amor que nunca oirá
Mi corazón no entiende de espíritus.
Ella me espera, tal vez no esperara.

La primavera acarrea los años como un susurro mientras el tiempo pasa sin mirar.
Entre los arboles un unicornio lloraba muy triste, busca consuelo, busca su hogar.
Me confiesa que por la noche la luna durmió con las estrella y para muchos no despertó
La furia de los dioses azoto sin piedad, acabo con todo el valle del dragón.
Valle sangriento hoy es su nombre, nada queda ya en el.
Fue entonces que recordé en el reflejo de mi espada a aquella princesa encerrada esperando su libertad.
Apresurado seguí al sol por esos valles de leyendas donde ya no había ni un solo dragón.
Vuela mi último unicornio alado.
Llévame hasta el final.

El 15 de octubre de 2010 encontraron a la princesa sin vida en medio de un mar de sangre. Dicen que durante la noche un ultimo grito de ayuda llego al cielo. Dicen que murió por amor, la palabra exacta seria murió por desamor. Fue una noche donde no hubo respuestas, el mundo fue tan indiferente al igual que yo lo fui cuando tenia 14 años. La princesa decidio cortarse las venas porque su príncipe azul nunca fue un caballero.

Descansa en paz princesa - siempre te recordare como la chica de la ventana.