viernes, 1 de julio de 2011

APRENDIENDO A VIVIR SOLO.


Los vidrios rotos aun irradian tu mirada
El mundo era demasiado prodigioso
Lo destruí.
Tu corazón que me alojaba
Lo fragmenté.

Tus palabras de condenación en el viento
Tu voz como huracán expulsándome.
La sinfonía que nada en esta vida tuvo valor.
Yo la concebí, la sentí.
Y aprendí a vivir sin ti.

Me perdí en la penumbra del silencio
Del crepúsculo donde nunca amaneceré.
Del destino trazando caminos sin retorno.
Lejos de tu orilla, lejos de tu voz.

Bordeando lágrimas.
Sintiéndome absolutamente nada.
Aislado en el aire de un recuerdo.


En medio de rosas con espinas.
Caminando entre tus ortigas.

Entrenando la vida con mi mala estrella.
Borrando los días de la providencia.
Rellenando mi vida de mentiras.
Escribiendo mí historia
Mi cuento de nadie
Mi tonta, cursi aventura.

Entre dioses falsos llenos de dudas.


Desaparecí mi arcoíris llenos de heridas
Recupere Ilusiones de las tinieblas
Mi fantasía, mi salvación.
Mi soledad, mi bandera
De una guerra que nadie pelea
Pero espero ganar.

Consentido de la desgracia
Encariñadome a la soledad.
Viaje al ayer para borrar mis recuerdos.
De esas caricias que duelen
De esa casa donde habitaba tu mirada.
De ese destino...
O desatino.

Entre abruptos caminos de mi alma.
Presente mis credenciales a la muerte.
-Aun espera las punzadas del sufrir.
No ha llegado tu tiempo.
Aun te toca aprender a vivir.
Aprende a vivir…
solo.