jueves, 13 de octubre de 2011

CUANDO ELLA ME ABANDONO. (Bonita)

La brisa de octubre nace en tu cumpleaños
luego brota entre tus rosales de tu casa color melon.
De tus profundas mejillas rosadas aun siento las navajas.
Invocación efímera, maldición eterna que tienta y ensangrienta.
Al recuerdo que no merece ser olvido. 


La historia...
que no merece ser historia.

cada eterno 10 de octubre… bonita cumpleañera.

Como cuando fuimos, somos y seremos nada.

Tú me dijiste:
"Juntos esperaremos el despertar de las hadas, duerme, sigue soñando

yo te cuidare tus recuerdos, tus fantasmas y duendes los protejere.
Tus sueños...uno a uno serán los míos hasta el amanecer."


Solo esperabas los síntomas de la manzana envenenada.
Que cubriste mis antojos aquel atardecer.


Luego renunciaste, 

te fuiste, huiste…
Tus pasos precipitados, 
apurados.
Me dejaste de un tirón, como se tira
la basura en un rincón.

Como un putrefacto cadáver,

 abandonado sin ser reclamado
Consumido, agonizante…
Porque no hay que advertir su penar.


Me abandonaste...
como perro burlado por su hueso.

Que se deja engañado,
 timado por la vida
 porque no tiene nada que ofrecer.

Cuando llego la tarde...

siempre tuerta anaranjada.
Aun yo...

 conjeturaba tus silencios sentada en tu rosal

Cuando la muerte...

 despacio sus pasos cercaba mi cama
Aun sabía que tronaría tu voz en el amanecer.


Y... seguí fiel a tu recuerdo,
pensando nunca dañarlo jamás.


Y... seguí sintiéndote bonita,
mi bonita, mi compañera, mi amiga…

Sin saber que el destino de tu mente me borro.

Siempre actuaste con premeditación y alevosia,

ocultaste secretamente la llave de mi cárcel 
aun sabiendo que no queria escapar..
Fuiste fiel a nunca decirme adiós.
y nunca lo hiciste…
Porque deseabas que tu adiós cale más en lo profundo de mi ser.


Lo lograste…
Tu maldición fue saber que tu sabias que moriría sin ti.
Pero olvidaste llevarte mis ojos, mis ojos tristes para ti.

Mis sentidos evolucionaron, me hicieron sobreviR.
Entre fuego, lluvias, aguacero y días de mierda
Entre quebranto y lunas de muerte renací.

Un día comprendí tus jeroglíficos llenos de huesos.
Y de todos tus recuerdos ínfimos huí.

Hoy tu nombre es nada
Cada sonrisa tuya es nada
Cada palabra tuya es nada.
Cada 10 de octubre es nada
Y espero que mueras sin acordarte de mí.

Al pasar los años…
Desde que tu me abandonaste
Tu recuerdos, tu único recuerdo hoy es el estiércol que el viento se llevo.